VIP

El lobo de piedra – Wolfgang Hohlbein

Prosiguen las aventuras en el fantástico mundo de Enwor. Skar se traslada por mar hasta la ciudad de Anchor, pero al llegar a su puerto, el barco es incendiado y todos los hombres mueren. El satái piensa que él lleva la desgracia a toda persona a la que tiene afecto y ello es debido, sin duda, a la nefasta influencia del gigantesco lobo que, aunque en la sombra, lo persigue desde que sustrajo la poderosa piedra de Combat.Por otra parte, Skar se desprecia a sí mismo, que es otro de los objetivos del lobo, y se propone recuperar de nuevo la piedra del poder. Parece que la solución a todos los problemas está en la legendaria Elay, ciudad a la que las Venerables Señoras prohíben la entrada a toda criatura.El largo camino de Skar hasta allí está lleno de privaciones y escalofriantes peligros, como el paso por unos senderos subterráneos, acechando siempre no sólo por los terroríficos dragones de Vela sino también por el siniestro lobo al que decidirá atacar por última vez. Esta acción provocará la trasgresión de todas las leyes hasta entonces vigentes en Enwor.. Descargar El lobo de piedra – Wolfgang Hohlbein PDF gratis

Dale "Me Gusta" para decir "Gracias!"

Comprar en Amazon

Este libro está disponible para descargar. Puede requerir membresía. Su versión en papel puede ser comprada en Amazon.

  • La Habana, a treinta años del triunfo de la Revolución. David, de la Unión de Jóvenes Comunistas, conoce a Diego, un homosexual ´patriótico y lezamiano´, y la amistad lo sitúa en la encrucijada: entre el afecto genuino y la homofobia, […]

  • Alex Cross, que ha abandonado el cuerpo de policía de Washington para convertirse en agente del FBI, se enfrenta a uno de los casos más complejos de su carrera. En numerosos lugares de Estados Unidos hombres y mujeres son secuestrados […]

  • Una Profecía élfica vaticina una gran guerra en la Tierra Antigua… Los bárbaros de los desiertos del norte han sellado sendos pactos con orcos, elfos oscuros y demás seres de oscura naturaleza, dispuestos a conquistar los reinos libres. Los hombres […]

editar

comentarios

Tu dirección email no será publicada. Campos requeridos marcados con *

 Campo requerido  Dirección email inválida